El incremento continuado de la población mundial comporta el desafío de producir cada vez más alimentos. Según cálculos de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO, por sus siglas en inglés), en 2050 la población mundial habrá aumentado en un 30% pero la demanda de alimentos se incrementará un 70%. ¿Cómo puede la industria química contribuir a resolver este reto?